Mis oraciones sin respuesta - Reflexiones cristianas

Mis oraciones sin respuesta

Comparte
La gente ora de rodillas, abriéndole su corazón a Dios, pidiéndole una infinidad de cosas: la curación de alguna enfermedad, un trabajo después de todos estos meses sin uno, un comprador para su casa, el fin de algún dolor. Algunas oraciones serán contestadas, y los que las reciban mirarán al cielo y darán las gracias por aquello. El agradecido compartirá abiertamente lo que Dios hizo .Pero ¿qué pasa con las noches que clamamos a Dios y lo único que escuchamos es el sonido de nuestra propia voz? Cuando vemos y todavía no ha llegado esa oración.
Sí, Dios responde a las oraciones; él puede hacer cualquier cosa. Pero decide la respuesta a medida para cada petición.
A veces Dios responde inmediatamente.
A veces Dios responde rápidamente nuestras oraciones, haciéndolas efectivas pero no siempre es así y es porque así es su voluntad no podemos entender muchas veces esto pero por algo Dios tarda en responder o simplemente no es su voluntad. No es fácil entender esto pero debemos tratar de entender esto ya que esto nos ayudará entender un poco mejor las decisiones de Dios.
A veces Dios se toma su tiempo.
A nadie le gusta esperar. Cuando estamos en la sala de espera de un médico, parece que ya estuviéramos ahí por algún tiempo. Se siente como un castigo, pero sabemos que no lo es. Así es con sala de espera de Dios. A medida que maduramos en el Señor, la espera se hace más fácil. Todavía es difícil esperar, pero cuanto más conocemos al Señor, más nos damos cuenta de su fidelidad en nuestras vidas y entendemos nuestra espera es por alguna razón. A veces Dios usa la espera para trabajar en nuestra vida, o de alguna otra persona, moldea nuestro carácter.
Cuando José fue encarcelado por un crimen que nunca cometió, la Biblia nos dice, el Señor estaba con él ( Génesis 39: 20-21 ). José tranquilamente esperó a la mano de Dios, sin despotricar. Él no maldijo el día en que nació. Esperó. Y Dios honró buena actitud de José, una actitud totalmente sometido a Dios. Cada paso del viaje de José lo llevó al lugar donde podía esperar.

A veces Dios no dice nada.

Hay momentos en que no sabemos nada. Sabemos que no hay acepción de Dios; él no tiene favoritos ( Deut. 10:17 ). Sin embargo, en el silencio, casi podemos escuchar el enemigo de nuestras almas diciendo que Dios nos ha olvidado; que no le importamos. En esos momentos, tenemos que recordar que los caminos de Dios no son nuestros caminos y sus pensamientos son más altos que nuestros pensamientos ( Isa. 55: 9 ). Confiamos, sin ver nada, no oír nada.
Cuanto más aprendemos acerca de Dios, más nos damos cuenta que él es digno de confianza. Nuestra fe no puede crecer a menos que estemos confiando en Dios por algo más grande que nosotros. Proverbios 3: 5 dice: "Confía en el Señor con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia." En lugar de ello nos apoyamos en gran medida de nuestra propia comprensión, confiando en que vamos a resolver las cosas.

Así que, ¿qué hacemos cuando el cielo está en silencio lo que podemos hacer es recordar que Dios sigue siendo Dios. Le podemos alabar a quien es, omnipotente, omnisciente. Podemos reflexionar sobre lo que ha hecho por nosotros en el pasado y darle las gracias por lo que él está haciendo en nuestras vidas ahora, a pesar de que es invisible para nosotros. Le podemos dar gracias por lo que él está haciendo   a pesar de la situación. Dios no está limitado por nuestras circunstancias. Con Dios todo es posible ( Mat. 19:26 ).
Habrá momentos en que voy a orar y Dios responderá inmediatamente. Habrá momentos en los que tendrá que esperar a la respuesta que va a proporcionar gentilmente. Y entonces habrá aquellos momentos en que no se oye nada y puede apoyarse con fuerza en Dios. Cada uno de estos escenarios es elegido Dios-para usted-elegido por un Dios que cuenta los cabellos de su cabeza, sabe cuándo un ave cae, y nos canta.

Cuando oramos y el cielo está en silencio, entonces tenemos que seguir orando en silencio. Tenemos que estar quietos y saber que él es Dios, y le damos las gracias por la oportunidad de confiar en él.

Post Bottom Ad

Pages