Testimonio de mi amigo José - Reflexiones cristianas

Testimonio de mi amigo José

Comparte
Desde hacia mucho tiempo que no veía a un amigo, al cual lo llamaré José,  fue una sorpresa agradable volver a encontrarme a José después de tanto tiempo, lo vi muy cambiado, tenia ‘un algo’ que lo hacía verse diferente, radiante, lleno de alegría; sin embargo lo que más me sorprendió fueron sus comentarios, José empezó a hablarme de alguien que le cambio la vida y yo pensando que me hablaba de su esposa lo felicité por su matrimonio, a lo que él me respondió que era algo mejor que eso.
Intrigado seguí escuchando mientras José me contaba que hacía como 3 años vivía en una soledad tremenda, que todo le salía mal, que en la escuela estaban a punto de correrlo, que él pensaba que a nadie le importaba, que aunque tenía a ambos padres José no sentía el amor que tanto necesitaba, que tenia personas a su lado pero que esas personas solo lo traicionaban y lo defraudaban al punto de sentirse con una tremenda soledad.
Con interés seguí escuchando a mi amigo José, decía que había días en que lloraba por la soledad que sentía en su corazón, que con frecuencia pedía a gritos encontrar el verdadero amor.
José siguió relatando que un día, repentinamente, sintió algo muy hermoso que brotaba  de su corazón, algo que nunca había experimentado con anterioridad, fascinado yo pregunté si había encontrado algo o alguien especial y si lo había encontrado, ¿quien se lo había presentado?, José me respondió que lo mas extraordinario fue que nadie se lo presentó, que nadie le hablo de este alguien directamente, que no supo como sucedió, pero que cuando sucedió él estaba seguro que este alguien ya tenía planeado este encuentro y la forma que sucedió era como si él realmente ya conocía a este alguien y que con certeza él sabía que este alguien quería cambiar su vida para bien.
Curioso, fascinado, intrigado yo continuaba escuchando como mi amigo José relataba que este personaje le dio el amor que él tanto quería, ese amor que desde siempre había buscado, él me hablaba de alguien, alguien que yo sospechaba ya había escuchado con anterioridad, mucho antes de encontrarme con José, pero que nunca le había prestado la mas mínima atención.
Sin poder aguantar la curiosidad le pregunte a José de que o de quien me estaba hablando, ¿quien era “ese alguien” que se le había metido en la cabeza? ¿Quien era “ese personaje” tan misterioso de quien tanto me estaba hablando?, José respondió diciéndome que me estaba hablando del verdadero amor de Dios y que ese alguien era Jesús.
José seguía relatándome que antes del encuentro con Jesús, él había escuchado de otros lo que él había experimentado aquel momento y que antes de eso él pensaba que solo eran cuentos y que Jesús era tan solo un tipo de superhéroe de alguna de tantas historietas.
Sin embargo, José me dijo que él experimentó algo tan especial dentro de su ser y que su vida dió un giro radical de 180° grados, cambió de ser una persona explosiva a ser alguien tranquilo, que su forma de ser y su forma de pensar fueron cambiando gradualmente.
José decía que Jesús no era ningún superhéroe de alguna historieta y lo experimentado era real, que así como Él perdonó sus faltas, Jesús podía perdonar mis pecados y la de todos, que Jesús murió en la cruz del Calvario por mi y por todos, que resucitó al tercer día para que él, mi amigo José, yo y todos tuviéramos una vida eterna.
Jesús el personaje de quien estoy hablando, continuo diciendo José, es el único que nunca te abandona, el único que puede mostrarte lo que es el verdadero amor; Jesús fue la única pieza que completo el rompecabezas incompleto de mi corazón, la pieza que faltaba para que tuviera la verdadera felicidad. Ahora cada día siento las ganas de saber más de Jesús, siento las ganas de compartir de Él con la gente que no lo conoce y decirles lo que hizo en mi vida y lo que Él puede hacer con la vida de ellos también.
Impresionado y ahora conmovido seguía escuchando a José, mi amigo decía que desde que conoció a Jesús su vida había cambiado y que aun en las pruebas y dificultades con Jesús a su lado todo salía a flote, que sus problemas tenían solución.
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.  Filipenses 4:13 SRV
Al escuchar el testimonio de mi amigo José, yo quedé plasmado, sentí que verdaderamente él tenia alguien adentro y que ese alguien no podía ser otro mas que Jesucristo; lo sabia certeramente porque Jesús fue el único que pudo hacer lo mismo por mi, solo tuve que aceptarlo como mi único y suficiente Salvador y desde el momento que lo hice comencé a vivir el verdadero amor y que solo lo pude encontrar en el Hijo de Dios.
Desde que tengo a Jesús, ya todo encajaba y comprendía las palabras que muchas veces había oído pero que nunca habían tenido tanto sentido como ahora:
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16 SRV
Al igual que mi amigo José, al igual que yo y muchos otros, si Jesús pudo llenar con Su amor el vacío y la soledad que experimentaba José y también Su amor pudo transformarme a mi mismo como a muchos mas, Jesús también puede hacer lo mismo por ti y si aun no lo has hecho solo tienes que aceptarlo como tu único y suficiente Salvador y desde el momento que lo hagas empezarás a vivir el verdadero amor de Dios que solo se puede encontrar en Jesús, Su Hijo.
Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Ésta es la palabra de fe la cual predicamos: Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, más con la boca se hace confesión para salvación. Romanos 10:8b-10 RVG

Post Bottom Ad

Pages