13/3/16

La Muerte | En paz descanse | Reflexión

Hoy me entere que un amigo de la escuela falleció y me vino esta reflexión sobre la muerte. Cuantos dejamos pasar el tiempo en estar deprimidos, en estar triste por alguien que no lo valora, estar cansado de la vida. Pero ponte a pensar que tal si te llega la muerte, te llega una enfermedad y tu vida está en un hilo y puede acabar. Cuanto tiempo no has dejado pasar por estar triste, por estar deprimido, por algo que te pasó que fue muy doloroso, yo sé, pero la vida sigue y tu estas desperdiciando ese tiempo con la gente que está contigo, que tienes un momento de felicidad, deberíamos aprovechar eso y disfrutarlo porque no sabemos el día que nos llegue la muerte y ahí si diremos porque no hice aquello o porque desperdicie el tiempo en cosas que no tenía el control. La vida es muy corta, somos muy mensos en estar estancados en cosas que solo nos dañan, que solo nos hace sufrir de en vez de estar disfrutando los meses, años u horas que nos quedan de vida. Dios nos ama tanto que quiere que disfrutemos el tiempo en el que estemos aquí en la tierra, debemos ser felices, con o sin gente alrededor, no desperdicies tu tiempo y disfruta de todo lo bueno que tienes. La muerte puede llegar tarde o temprano y que feo que el justo momento en el que nos llegue no tengamos una relación con Cristo, no seamos felices. no sepamos a donde vamos si morimos, tengamos un vacío en nuestra vida, tengamos problemas con alguien, que no seamos libres, que feo que pase esto pero por favor con esto quiero hacerte entender, es que hoy es el día de levantarse, de salir de esa depresión, de dejar ir a esa persona, de ser simple y sencillo, ser feliz, Dios te dice que con el no abra muerte porque estarás con él por la vida eterna , deja tus cargas a él y tu disfruta de esos bellos momentos que la vida nos tiene. El día que menos pienses puede llegar la muerte y ese día entenderás todo el tiempo que has desperdiciado con cosas que no dependen de ti. En paz descanse. Dios te tenga en su santa gloria, consuelo a su familia.
Le dice Jesús: YO SOY la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

Juan 11:25