15/1/14

¿Como deben vestir las siervas de Cristo?


Nos llegó esta pregunta a nuestra cuenta de ask

“En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió
con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y
como a novia adornada con sus joyas”. (Isaías 61:10)

Muchas mujeres que van a las iglesias, no hay duda de que sí están influenciadas por la sensualidad; esto es muy fácil de comprobar observando simplemente cómo se visten las mujeres que van a la iglesia, han perdido el pudor y la decencia, muestran escotes pronunciados, ropa extremadamente apretada, cuando se visten lo hacen tratando de resaltar algunas partes de su cuerpo y ocultar otras para poder verse más “bellas”. Pasan mucho tiempo contemplándose en el espejo para ver si se ven “bellas” pero lo que no saben es que verdaderamente están buscando verse sensuales y provocadoras, ellas llaman a eso verse “bonitas”, con todo ese ritual de adoración a la “belleza” no saben que se preparan para que los hombres que también van a la iglesia se den un banquete de lascivia y de morbo. En pocas palabras la iglesia se ha vuelto un lugar donde mostrar sensualidad y donde poder satisfacer los deseos de los ojos. En realidad no se sabe si es un culto de adoración o un culto a la sensualidad.


En el Antiguo Testamento  Dios le habló al pueblo de Israel en cuanto a la vestimenta del hombre y la mujer.  El hombre como la mujer utilizaban ropa similar, de modo que la diferencia entre los sexos era muy importante.
Deuteronomio 22:5
No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que hace esto.
Aquí se hace referencia directamente al uso de la ropa del hombre y la mujer y creemos que el énfasis está puesto en la homosexualidad. El hombre y la mujer debían demostrar siempre por su vestimenta el género al cual pertenecían; su vestimenta debía de hacer clara esta distinción. Al no vestir el hombre o la mujer de acuerdo a su género sugería que existían inclinaciones homosexuales en la persona y esto constituía en sí mismo un acto que era abominable ante los ojos de Dios. "No te echarás con varón como con mujer, es abominación" (Levítico 18:22). La Biblia en ambos el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento condena la homosexualidad tanto en el hombre como en la mujer.
Aunque la Biblia no hace mención específica en cuanto a las  modas o estilo que se ha de usar, pero si nos da  reglas o principios que se deben seguir al vestir. en Timoteo 2:9-15, encontraremos decoro, pudor y modestia. El apóstol Pablo después de instruir a Timoteo acerca del rol del hombre en la congregación del culto y en público pasa a establecer las bases para la mujer (vs. 9-15).
I Timoteo 2:9-10
Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.
Aparentemente algunas mujeres del tiempo de Pablo y Timoteo no vestían de forma adecuada, o simplemente el mandamiento es dado con el fin de que no ocurra. Las mujeres de entonces, igual que las de hoy día gustaban de vestir de forma que pudieran lucir bien quizás con la intención de llamar la atención al sexo opuesto, cosa que es completamente natural, pero que muchas veces podía llegar al extremo, perdiéndose así todo sentido de respeto a sus propios cuerpos y faltando al nombre de Cristo. Otras mujeres quizás de clase más alta, buscaban el poder mostrar sus riquezas y su alto estatus social a través del vestido y las prendas costosas.
Estas prácticas podrían llegar o quizás habían llegado a la iglesia, donde las mujeres iban vestidas mayormente de manera inapropiada. La iglesia es el lugar para adorar a Dios y no un lugar para exhibir modas. El objetivo de la mujer (y el hombre) cristiana(o) no debe ser el de mostrar sus posesiones y nivel socio-económico, sino el de ser agradable a Dios en todo, y dar la gloria debida a Su nombre.
Además de lo antes mencionado queda un punto aún mucho más importante. Si una persona se preocupa mucho por su apariencia exterior, podrá descuidar lo que es más importante en ella, su vida interior, la piedad y su vida cristiana. Adelante vamos a estudiar detenidamente los versos que tiene que ver con la vestimenta en I Timoteo 2: 9-10.
…que las mujeres se atavíen con ropa decorosa, con pudor y modestia;
Tres principios Tres principios son introducidos en cuanto a la vestimenta de la mujer cristiana:
Significados:

  1. Decoro: Apropiado; De pudor y buen gusto en conducta y apariencia; ordenadamente 
     
  2. Pudor: La calidad o estado de ser propio (apropiado); conforme a lo que es socialmente aceptado en conducta o palabra; temor a ofender las reglas convencionales de la conducta, especialmente entre sexos; (En nuestro caso la sociedad y las reglas de conducta cristianas)
      
  3. Modestia: Libre de orgullo pretensión o vanidad; vestimenta, conducta y hablar apropiado