27/6/12

La culpa destruye

La CULPA te destruye
Conozco de cerca personas a las que la culpa las persigue a diario con deseos de aniquilarlas. Es por ello que escribo hoy, porque sé que hay un capítulo en la biografía de tu vida que te avergüenza.

Un gran personaje bíblico dijo: "Mi culpa me abruma, es una carga demasiado pesada para soportar. Me retuerzo atormentado por el dolor; todo el día estoy lleno de profunda tristeza" (Salmos 38:4, 6 NTV)

Quizá debiste deshacerte de este sentimiento hace mucho tiempo pero no lo hiciste y poco a poco se ha ido enraizando dentro de ti, al punto que ya aprendiste a convivir con él… Hasta piensas que es demasiado profundo el hoyo en el que estás condenado que ni Dios te podrá alcanzar...

Pero cuán engañado te tiene la culpa porque ella te bloquea el ser libre, te paraliza para desarrollarte y ya no eres tú mismo. Es una angustia tan grande que abruma y pesa como un costal de piedras sobre tus hombros y te convierte en tu propio verdugo…. Es el fuerte autor del reproche contra ti mismo y obviamente, eso es demasiado difícil de soportar.

Las personas infectadas con esta bacteria mortal no pueden tener una buena relación con Dios ni con nadie.

La culpa te ciega la visión porque te atormenta mirar al pasado y te impide soñar con un futuro de éxito. Es como un rayo paralizador que te detiene y te estanca en ese lugar del cual no puedes salir.

¿Hasta cuándo vas a atormentarte con el si hubiera? ¡Tú no has hartado a Dios! Ni se le acabo la misericordia para ti. No es que todo lo malo que sucede es por tu culpa y tampoco se trata del castigo de lo que hiciste en el pasado… Sé que no tienes cara para presentarte delante de nadie, mi amigo, y déjame decirte que eso no es vida.

Si tú eres de los que se autocondenan con pensamientos como: "
Tú NO"... Es decir, eres de los que se descalifica antes de tiempo, "Tú no debes tenerlo"... Porque simplemente no te lo mereces, "No naciste para ser feliz. Eso déjaselo a otros" o "Seguro volví a meter la pata y todo esto es por mi culpa"… Y la lista de pensamientos es interminable más que direcciones electrónicas en el ciberespacio.

No es novedad que la Biblia la llame "Acta de Decretos" y sí… Todos tenemos una. Ni te imaginas la cantidad de pesadillas que he tenido sólo de pensar que mi vida había sido expuesta por televisión y que todos podían ver qué había hecho. Veía un juez malo que me enviaba a la cárcel por mis pensamientos, me veía vestida de rayas y tras las rejas por todas mis fechorías pero entendí que mientras seguía haciéndole caso a las acusaciones y a los juicios no podría saber qué hizo Jesús con esa lista de decretos en contra mía.

"Él anuló el acta con los cargos que había contra nosotros y la eliminó clavándola en la cruz" (Colosenses 2:14 NTV)

Él es nuestro abogado defensor contra el dedo acusador que nos dice culpables. Es decir que, su voz grita más fuerte por nosotros: "Yo ya pagué por ella y es inocente para mí". Entonces, cómo podemos librarnos de la culpa y manejarla… Cómo hacer para que ella no nos maneje a nosotros y nos haga vivir atados de manos y pies.

Te doy algunos consejos…

1. Déjate alcanzar por el perdón de Dios. Su perdón está disponible para ti porque no se basa en lo malo que hayas hecho sino en lo bueno que es Él. Y si Dios te perdonó aquello que le confesaste, ¿no deberías hacerlo tú también? ¿Por qué seguir auto flagelándote por algo que Dios ya ni se acuerda? Su perdón tiene una fecha ilimitada y no tiene memoria. Cuando Él perdona también olvida. No te engañes creyéndote más justo que Dios…

Si Él pudo perdonar todo ese pasado tormentoso, ¿quién eres tú para no hacer lo mismo?

2. Es mucho mejor que le entregues la culpa a Dios para que ya no sea tuya. Él es el único que puede con el paquete. No te excuses, ni la niegues… Es tiempo de enterrarla y entregarla.

3. Vive como la persona maravillosa que eres y sonríele a la vida porque ella es señal de una nueva oportunidad de parte de Dios para ti.

"Por lo tanto, ya no hay condenación para los que pertenecen a Cristo Jesús" (Romanos 8:1 NTV)

Cuando la culpabilidad busque culpables y quiera recordarte tu pasado, infórmale que dicho pasado no existe porque esa deuda ya fue pagada en la cruz del Calvario por Jesucristo.

Sé libre de esta bacteria mortal que es la culpabilidad y date cuenta que solo existe para separarte de Dios… Pero hoy ya nos dimos cuenta de ello y no la vamos a dejar seguir avanzando.

¡Hoy la que va a morir va a ser ella! Y cuando quiera regresar a poner su blanquito en tu mente, tú correrás hacia Dios, tu Defensor, y verás cómo se irá corriendo de tu mente y tu corazón.

"¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en su lugar santo? Solo los de manos limpias y corazón puro, que no rinden culto a ídolos y nunca dicen mentiras" (Salmos 24:3, 4 NTV)

Dios dice que la persona que verá Su presencia es la que está limpia de manos y pura de corazón.No dejes que la culpa te aleje de lo más hermoso que tienes… Su presencia.
Aprende a tener tu conciencia limpia por tu pasado y crea un corazón puro que ha aprendido a perdonarse y humillarse delante de Dios.

No niegues tu fe en Jesús porque por Su sangre en esa Acta de Decretos es la que puede librarte de toda culpa y gracias a ella es que empiezas con un borrón y cuenta nueva en tu vida.

"Sí, ¡qué alegría para aquellos a quienes el Señor les borró la culpa de su cuenta, los que llevan una vida de total transparencia!" (Salmos 32:2 NTV)
Gracias Dios, porque puedo ser feliz y libre de la culpa.

Cortesía de:
Wenddy Neciosup
www.wenddyneciosup.com